Educando desde el corazón

La mañana del sábado 14 de abril celebramos en el Colegio Virgen del Carmen “Educando desde el corazón” una jornada educativa dirigida a padres y docentes. Durante su desarrollo escuchamos distintas propuestas prácticas y sencillas para poder ayudar a que nuestros alumnos e hijos se realicen plenamente como personas felices..

El primero en hacernos sus propuestas fue David López, de NIUCO, con su ponencia “Del laboratorio al aula”. En ella nos contó algunas pistas de cómo funciona el cerebro y de las conclusiones que obtiene la neurodidáctica, entre ellas, que es muy importante hacer para poder aprender y que la emoción es clave para el aprendizaje, “solo se

aprende aquello que se ama”. Nos contó como funcionan la motivación y la atención en nuestro cerebro y terminó su ponencia recordándonos que en educación lo que mejor funciona para facilitar el aprendizaje es la autopercepción del alumno, las expectativas del profesor y la cooperación entre el claustro de profesores. Y es que tal y como nos dijo David “El mundo necesita gente que ame lo que hace”.

 

 

 

 

 

La siguiente en desarrollar su propuesta fue Leticia Carranza, con “Un viaje hacia el interior”. Leticia nos recordó que “somos lo mejor que tenemos” y nos dio algunas pistas para aprender a cuidarnos. En primer lugar, permitirnos sentir lo que sentimos sin autocensurarnos. En segundo lugar, hacernos conscientes de nuestros pensamientos, de nuestra manera personal de interpretar el mundo y de nuestro autoconcepto. A continuación nos habló del cuerpo, de cómo es necesario ser coherentes entre nuestro lenguaje verbal y nuestro lenguaje corporal y de lo necesario que es tocarnos con afecto y sensibilidad. Por último nos habló de la trascendencia de la necesidad de buscar a Dios en las cosas sencillas del día a día y el sabernos buscados por Él.

 

La tercera ponencia estuvo a cargo de Begoña Visús, la tituló: ”1+1=3 educando ilusiones”. Begoña utilizó su doble perspectiva como madre y maestra para darnos dos claves fundamentales para acompañar a nuestros hijos/alumnos a desarrollar su pasión. Laprimera, crear vínculos, hacer que el otro se sienta amado en lo bueno y en lo malo. En la familia: tocándonos más (besar, abrazar, acariciar…), pidiéndonos perdón y buscando las buenas intenciones detrás de los incidentes que puedan ocurrir, Es importante que hagamos un cambio del lenguaje dejando de usar el imperativo. En la escuela: haciendo que nuestros alumnos se sientan acogidos, interesándonos por sus intereses y felicitándoles más. La segunda, que familia y escuela conspiremos juntos, nos unamos en nuestro propósito de buscar lo mejor del niño. Las mejores herramientas para conseguirlo son: la comunicación, la sinceridad, la humildad y la confianza.

Finalizó la jornada con una rueda de preguntas donde los asistentes pudieron exponer sus cuestiones a los tres conferenciantes.